Asia » Japón » Kioto » Visitas imprescindibles

Un jardín zen en…JAPÓN

Estoy de nuevo en la red después de una temporada y no puedo dejar de agradecer vuestra fidelidad a estos relatos a pesar de mi ausencia y vuestros comentarios animándome a seguir escribiendo. Me toca ahora a mí dirigirme a todos los que ya han vuelto de vacaciones en estas fechas y se encuentran trabajando, estudiando duramente para los exámenes o simplemente en casa. Me gustaría hablarles de lugares mágicos, contarles increíbles aventuras e integrar así un poco de lo vivido en vacaciones en la vida cotidiana, que poco a poco comienza de nuevo.

Este verano he tenido el privilegio de visitar Japón, no he visto el país entero ni mucho menos, de hecho de las cuatro islas que lo componen únicamente he estado en la principal, Honshu y por supuesto me han quedado lugares pendientes. A pesar de ello, ha sido un viaje intenso puesto que queríamos ver lo máximo posible y la organización del mismo era por nuestra cuenta. Con nuestro inseparable Japan Rail Pass (pase ilimitado de tren por todo el país), una vez elegido aquello que no podíamos dejar de ver, no paramos de viajar en los once días que duró nuestra aventura.

El ritmo de vida en las grandes ciudades como Tokyo o Kyoto es frenético, la gente inunda las calles principales repletas de tiendas; en el metro, en los autobuses, los japoneses parecen no detenerse nunca, van y vienen sin parar, como lo hacíamos nosotros.

A pesar de ello, hubo momentos de paz, de tranquilidad, para pensar y hacer balance o simplemente para dejarse llevar, porque si algo no falta en Japón son los templos, monumentos increíbles, algunos antiguos, otros más modernos de los que el país está repleto y que inevitablemente te trasladan a otro mundo. Algunos de estos templos tienen preciosos jardines y algunos de estos jardines son de estilo zen. Son estos últimos los que proporcionan el mayor descanso al viajero.

El jardín zen probablemente más famoso de Japón se encuentra en Kyoto y concretamente en uno de sus templos: Ryoangi. Este templo, que es uno de los lugares de visita obligada en Kyoto más alejados del centro de la ciudad, se sitúa dentro de un complejo de jardines japoneses de estilo tradicional, con puentecillos de piedra y vegetación y árboles, alrededor de un lago plagado de nenúfares. Para llegar al jardín que nos ocupa, hay que franquear el tradicional tori, puerta que da acceso a los templos japoneses y recorrer un bonito paseo que atraviesa los jardines tradicionales que mencionábamos. El camino nos llevará a un manantial de agua donde purificarse, para finalmente llegar a la entrada del edificio principal del templo en el que nos adentraremos, no sin antes descalzarnos. La estructura de madera nos lleva, si giramos a la izquierda, a un rectángulo de arena gris con surcos de rastrillo, salpicado aquí y allá con quince piedras. Este es el jardín. El contraste con la exuberancia del exterior es innegable. La filosofía zen, que busca dejar la mente en blanco, libre de preocupaciones y deseos, se pone de manifiesto en el mismo.
Nos dice el folleto explicativo que nos han dado, que cada uno tiene que decidir lo que este jardín significa para él por lo que, aprovechando unos peldaños de madera, nos sentamos y nos tomamos un tiempo para meditarlo, mientras nos damos un respiro y disfrutamos de la belleza y la tranquilidad que sólo las cosas más simples pueden darnos .


8 Comments »

  1. juana dijo,

    agosto 16, 2007 @ 12:00 am

    Estás preciosa en el jardín zen (quizá no deba decirse eso en un blog pero yo no me corto un pelo porque es la verdad)
    Como te dije lo que más me impactó en la peli Babel fue la parte de la vida que se veía de Tokio.Pero que «vivos» son los japoneses que crean esos jardines para neutralizar los efectos de la masificación y las prisas de la ciudad.
    Sé de primerísima mano que tienes más cositas.Así que vete sacándolas
    salerosa.Gero arte.Besitos.

  2. Andrea dijo,

    septiembre 13, 2007 @ 12:00 am

    A pesar de que los japos están locos, hay que reconocer que los paisajes son maravillosos, la vegetación completamente diferenta a la que estamos acostumbrados a ver en Europa…Debe de merecer la pena, al menos por esa originalidad

  3. Bego dijo,

    agosto 13, 2007 @ 6:33 pm

    Susana, espero que nos deleites con tus viajes, los echabamos de menos.

  4. anab4581 dijo,

    agosto 14, 2007 @ 2:03 pm

    Qué bonito!Yo quiero ir!Me recuerda nuestras clases de Taichi.Por cierto,cuando tenga tiempo tenemos que retomarlas.Espero que sigas contándonos tus viajes y dándonos envidia a todos los que de momento no podemos ir.Aprovecha ahora que tienes tiempo y estás solita en el trabajo.

  5. Anonymous dijo,

    agosto 15, 2007 @ 10:46 am

    Que relajante. Yo también lo relaciono con una buena sesión de taichi.Besos.

  6. antonia dijo,

    agosto 16, 2007 @ 12:19 pm

    alaaa!!! Seguro que tienes más de Japón, sigue sigue ….

    nos alegra mucho que todo marche bien.

    un abrazo

  7. juana dijo,

    agosto 16, 2007 @ 7:25 pm

    Estás preciosa en el jardín zen (quizá no deba decirse eso en un blog pero yo no me corto un pelo porque es la verdad)
    Como te dije lo que más me impactó en la peli Babel fue la parte de la vida que se veía de Tokio.Pero que «vivos» son los japoneses que crean esos jardines para neutralizar los efectos de la masificación y las prisas de la ciudad.
    Sé de primerísima mano que tienes más cositas.Así que vete sacándolas
    salerosa.Gero arte.Besitos.

  8. Jordi (milviatges) dijo,

    enero 5, 2014 @ 9:17 am

    A mi el jardín zen me dejó un poquito ni p’aquí ni p’allá, pero Kioto me parece una de las ciudades más bonitos que existen. No seguimos por twitter si quieres!
    http://milviatges.com/es/2014/kioto-la-ciutat-japonesa-mes-bonica-en-6-visites-imprescindibles

Dejar un comentario




Susana

¡Hola! ¡Bienvenidos! ¿Os cuento algo sobre mí? ¡Me encantan los viajes! Y leer y el cine y el teatro y la fotografía... ¡Y recomendar lugares y experiencias a los demás! De ahí este blog en el que todos los consejos e imágenes, salvo que se especifique lo contrario, provienen de vivencias propias. ¡Espero que lo disfrutéis!

Diseño de viajes - Publicidad y Colaboraciones


Archivos





Posts Invitados, Otros Blogs y Vuelo Directo, Blogs que os recomiendo, Mis Premios


Creative Commons License
Esta obra está publicada bajo una licencia Creative Commons.

Copyright © 2019 Vuelo Directo. Producido por Tenerife Blogger.