Asia » Miyayima

Durmiendo en un ryokan en…MIYAYIMA

Recomiendo a todos los que vayan a Japón una experiencia inolvidable: la de dormir en un alojamiento típico. Además de hacer realidad los simpáticos tópicos que en Occidente solemos tener del mundo japonés, los tatamis, los futones, las puertas de madera y papel y los baños calientes, harán de nuestra estancia algo verdaderamente agradable y auténtico.

En mi caso elegí para mi experiencia el Ryokan Iwaso, que se sitúa en un marco idílico: la isla de Miyayima.
Se trata de una pequeña isla frente a la costa de Hiroshima, muy muy tranquila con montañas y amistosos ciervos salvajes. La mejor manera de llegar a la misma es coger un ferry y ya en tierra nos esperan una vegetación frondosa, muchos templos y un famoso santuario que cuando sube la marea parece flotar sobre las aguas y cuyo torii gigante es una de las imágenes más famosas de Japón.
La decoración interior del elegante hotel, líneas rectas y sencillas; el exterior, grandes árboles y un río coronado por un pequeño puente. Una vez en la habitación, nos encontramos con un pequeño recibidor que comunica con el baño, la ducha y la habitación principal. A las dos primeras estancias se puede entrar en zapatillas, pero para acceder a la habitación principal, única cubierta con tatami, es necesario descalzarse.

El olor a tatami resulta acogedor, la sencilla decoración, únicamente un papel con escritura japonesa en la pared y un pequeño recipiente con unas cuantas flores frescas, también. Paredes y puertas en delicado papel, una tetera, una mesa grande con divertidas sillas sin patas y un teléfono, componen el resto del mobiliario. El futón, que puede parecer incómodo, no lo es en absoluto, los cuatro colchoncillos resultan perfectos. Al fondo de la estancia, de nuevo una puerta de papel, que se abre sobre una pequeña terraza para nosotros solos. Es el momento de disfrutar, a pequeños sorbos, de un té calentito y recién hecho, frente al cielo abierto, el mar y los árboles, mientras escuchamos al río que desciende revoltoso por la montaña.

¡Ay! ¡Qué bien se está en Japón!


Comentarios »

  1. Juana dijo,

    agosto 17, 2007 @ 12:00 am

    Me imagino la terracita del ryokan….¿No os daban ganas de perderos allí?
    LO DESCRIBES MUY BIEN PERO CREO QUE TIENE QUE SER INDESCRIPTIBLE.
    Me parece mágico que ese minimalismo resulte tan acogedor.
    ¡Que sabiduría!
    Sigue contando para que me siga muriendo de envidia.Yo lo vivo vicariamnete con vosotros.¡qué cursi me ha salido la frasecita!
    Gero arte y besitos a los dos.

  2. de barakaldo,jol?n dijo,

    agosto 17, 2007 @ 12:00 am

    ?Y el paisaje? A MI LOS PAISAJES DE LOS LUGARES QUE VISITO SUELEN SER GRAN PARTE DEL TIR?N QUE EL VIAJE SUPONE PARA M?.?STE ME HA DEJADO “EN NIRVANA”.ME VOY A PONER A HACER TAI-CHI AHORA MISMO.Agur.

    Marijaia gora
    gure Marijaia
    Bilbora etorri da
    Aste Nagusira.
    ?te suena guapa? Animaos.

  3. anab4581 dijo,

    agosto 21, 2007 @ 12:00 am

    Qué bonitoooo!Si alguna vez viajo a Japón tengo que vivir esta experiencia.
    A ver si sigues escribiendo y dándome ideas para viajar cuando tenga tiempo y dinero para hacerlo.

  4. juana dijo,

    agosto 23, 2007 @ 12:00 am

    Susana:he visto en las noticias una piscina en Tokio.Impactante.Como sardinas en lata.La cara o la cruz de la moneda.Menos mal que igual pueden ir luego a un jardín zen de esos maravillosaos para relajarse.Agur, salada.

  5. chus dijo,

    agosto 24, 2007 @ 12:00 am

    Que paz y que relax y que bien lo cuentas Susana, parece que hasta se percibe el aroma del té calentito. Realmente debe ser una experiencia maravillosa ¡que suerte haberla vivido!

  6. Tori dijo,

    septiembre 8, 2007 @ 12:00 am

    Viva Totoro!! Ay Susi, qué bonito tu blog, lo cuentas todo fenomenal y dan muchan ganas de irse de viaje! (preparamos Estambul?) Me ha encantado la descripción del ryokan, pero se te ha olvidado contar lo más importante, el baño de aguas termales (pelotas pelotas)! Bueno, sigue así que es muy bonito!

  7. Thursnext dijo,

    agosto 3, 2009 @ 8:25 pm

    No sé si decirte lo estupendo que es tu blog o cuanto te envidio, has viajado muchísimo! Tus recomendaciones son geniales, este viaje tengo que hacerlo… y ese jardín zen del otro post.

    Espectacular… te odio 🙂

  8. Begoña dijo,

    marzo 19, 2010 @ 8:05 am

    Leo de nuevo tu relato después de haber estado en Altea no hace mucho, es un sitio al que gusta siempre volver. Entramos en el Restaurante Oustau para ver lo que tu nos contabas, gente muy amable y con ganas de agradar,hablamos con ellos y quedamos que en una próxima visita nos gustaría comer o cenar,eso sí, nos recomendaron que reservaramos con antelación.

  9. Mrs Boho dijo,

    abril 1, 2011 @ 7:57 pm

    Hola Susana! los dos últimos veranos he visitado Altea y he cenado en el Oustau, me encanta el sitio, la comida y el precio, si lo ves desde fuera parece que va a ser carísimo pero luego te llevas una grata sorpresa. Y el dueño y los camareros son muy amables. A ver si este verano puedo también ir.
    Un beso! espero la crónica de Argentina, me gusta mucho tu blog

  10. Susana dijo,

    abril 2, 2011 @ 3:06 pm

    ¡Hola Mrs Boho! Yo también suelo ir a Altea en verano a pasar un día por lo menos. ¡Me encanta :)! ¡Gracias por tu comentario y bienvenida al blog!

Dejar un comentario




Susana

¡Hola! ¡Bienvenidos! ¿Os cuento algo sobre mí? ¡Me encantan los viajes! Y leer y el cine y el teatro y la fotografía... ¡Y recomendar lugares y experiencias a los demás! De ahí este blog en el que todos los consejos e imágenes, salvo que se especifique lo contrario, provienen de vivencias propias. ¡Espero que lo disfrutéis!

Diseño de viajes - Publicidad y Colaboraciones


Archivos





Posts Invitados, Otros Blogs y Vuelo Directo, Blogs que os recomiendo, Mis Premios


Creative Commons License
Esta obra está publicada bajo una licencia Creative Commons.

Copyright © 2019 Vuelo Directo. Producido por Tenerife Blogger.