Europa » Turquía » Estambul » Turquía

Con los derviches en… Estambul


“Hacemos caminos en nuestras vidas
Y los seguimos ciegamente hasta la muerte. 
El orgullo yergue nuestras cabezas, cegándonos a todo 
Excepto a las piedras con las que tropezamos, 
Hasta que el Destino nos derrumba con un súbito soplido. 

El querer siempre más, sólo proporciona esclavitud. 
Buscar el cielo más allá de tus puertas 
Convertirá en piedra tu corazón.”

Las Rubaiyat de Jalaludín Rumí
Vaya, vaya…ya me diréis qué os parece este bonito poema…

De momento, de vuelta por la red de redes, me gustaría proponeros una experiencia distinta, si tenéis la suerte de encontraros en esa ciudad única entre Europa y Asia, que es Estambul. Os invito a asistir a una ceremonia de derviches giróvagos o mevlevi sufíes.

Hablar de sufismo es referirse a la mística de una religión muy concreta: el Islam, aunque la misma admite miembros de cualquier religión, sexo y condición. Su objetivo: fundirse con el todo y desaparecer del yo, que nos separa del resto de la humanidad. El vehículo para lograrlo: una ceremonia llamada sema, en la que de una manera bellísima, al son de la música y guiados por una flauta, los derviches danzan sobre si mismos, y alrededor de un centro como si fueran planetas. Una mano hacia el cielo y la otra hacia la tierra, simbolizan la unión entre los dos mundos, y colocan al derviche en el medio, como intermediario que recibe de Dios y entrega al hombre.

Una de las ramas más importantes del sufismo, nace en Turquía y lo hace de la mano de Jalaludín Rumí, maestro y fundador de la orden de Mevlevi sufi y gran poeta místico.
Hoy, sus miembros combinan su faceta espiritual con una vida normal dentro de la sociedad, separándose de esta última únicamente durante su periodo de formación.

Una vez en Estambul, encontraréis múltiples opciones para asistir a una de estas ceremonias, pues hay muchos grupos y representaciones. Nosotros, nos decidimos por la que se realiza en una sala de la estación de tren Sirkeci, antiguo destino del legendario Orient Express. Los organizadores son un grupo sufi de una asociación cultural, dedicada a promover la figura de Rumí y el sufismo en general por Turquía y por el mundo. Me gustaría precisar que estas ceremonias suelen hacerse en un lugar especial o tekké y normalmente tienen carácter privado. En cambio, la ceremonia a la que asistimos se celebró, como ya he mencionado, en una sala de la estación y los invitados éramos esencialmente turistas, que habíamos acudido a cambio de una cantidad de dinero. A pesar de ello, me parece que la esencia de la misma se conserva, pues la ceremonia se celebra por un verdadero grupo sufí perteneciente a la Istanbul Galata Mevlevi Tekké (esta es su página web: http://www.rumi2007.net/).
Sin embargo, si alguien busca una experiencia más auténtica, he leído que también existen ceremonias en auténticos tekkés, a las que se accede en grupos reducidos y en las que únicamente cobra la empresa organizadora, pero no el grupo de sufies que participan en la misma. Es cuestión de buscar información en internet. Os invito a hacerlo y contarnos más.

Por mi parte, fui a la sema dispuesta a fundirme con los derviches y quedé fascinada por sus preciosos movimientos, cómo giran y van desdoblando los brazos poco a poco al tiempo que se van olvidando de ellos mismos, concentrados únicamente en la música y su constante movimiento. Para mí es uno de esos momentos bellos, que a veces nos encontramos por el mundo y que realmente merecen la pena.

¿Qué hacemos cuando no podemos
vernos a nosotros mismos?
Ni cristiano, ni judío, ni mago, ni musulmán.
Ni el este, ni el oeste, ni la tierra ni el mar.
Ni la naturaleza, ni las estrellas del Cielo.
Ni tierra, ni agua, ni aire.

Diván de Sams de Tabriz (maestro de Rumí)




Comentarios »

  1. moonriver dijo,

    enero 14, 2008 @ 8:20 am

    ¡Por fin una nueva entrada!Bienvenida Su.
    Bueno,me han encantado los poemas,sobre todo,el primero.
    Y lo de los sufíes,ya sabes que es una de mi experiencias pendientes.¡Qué lástima que no me pudiera apuntar al viaje!A ver si con el próximo hay más suerte.
    Me tienes que dejar los libros de donde has sacado los poemas.A ver si te animas y me sigas haciendo viajar sin moverme del sofá.

  2. odiolitos dijo,

    enero 15, 2008 @ 11:57 pm

    ¡Pardiez!
    Me corroe la envidia ruin… Todos esos viajes molones, ¡y yo que la última vez que me escapé fue a ver familia!

    En fin, seguiré haciéndome los dientes largos con tu blog…
    ¡Un abracete!

  3. Alejandra dijo,

    enero 16, 2008 @ 10:23 pm

    Bueno, bueno… Qué viajera estás hecha. Yo me quiero ir contigo 🙂 Es lo que más me gusta del mundo 😀
    Seguiré leyéndote…

    Muaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaac :-*

  4. BlitzKrieg dijo,

    enero 17, 2008 @ 11:54 am

    Interesante documento. Los sufíes estos me han recordado un libro que estoy leyendo… Dejo otra cita, ya que el blog va de viajes…

    “Cuando emprendas tu viaje hacia Ítaca debes rogar que el viaje sea largo, lleno de peripecias, lleno de experiencias”.

    Ahí lo dejo.

    ¡Que vaya bien!

  5. Susana dijo,

    enero 18, 2008 @ 6:45 am

    “Que muchas mañanas de verano haya en tu ruta
    cuando con placer, con alegría
    arribes a puertos nunca vistos.”

    Qué bonito poema de Kavafis sobre los viajes, sobre la vida…

    ¡Gracias por recordármelo!

  6. Susana dijo,

    enero 18, 2008 @ 6:43 pm

    ¡Muchas gracias odiolitos y alejandra por vuestra visita y vuestros comentarios!

    ¡Un besote!¡Volved cuando queráis!

  7. juana dijo,

    enero 18, 2008 @ 6:46 pm

    Etorri-ona,mi niña:había oido algo sobre ésto pero muy superficialmente.Me ha parecido curiosísimo.En esa estación estuve yo en el 91.Da un poco pena que algo tan íntimo se desarrolle allí para el turismo y que la comercialización empañe un poco la esencia.Cuéntanos más cosas,salada.
    Un besazo.gero arte.

  8. bego dijo,

    enero 24, 2008 @ 7:36 pm

    Muy interesante Susana ,ya sabes que te leemos, siempre nos enseñas algo que se sale de lo habitual en estos viajes…..la verdad es que los preparas con muchas ganas y espero que lo sigas haciendo.Hasta luego.

  9. antigüo dijo,

    enero 30, 2008 @ 10:04 am

    La verdad es que merece mucho la pena tener la oportunidad de ver a los sufies; yo también estuve viéndolos cuando fui a Estambul y me gustó mucho, principalmente por la magía que se respiraba en el ambiente mientras realizan sus movimientos…

  10. Juana dijo,

    enero 31, 2008 @ 8:31 pm

    Susana:Si accedes al blog de Isra encontrarás,creo que el día 30,una maravillosa canción titulada La flor de Estambul.Sigue contándonos cositas,salada.Sero arte

  11. Paco León dijo,

    marzo 28, 2008 @ 12:31 pm

    Jambo Susana…

    Cuando puedas mira esto:

    http://todosobresafaris.com/2008/03/25/premios-blog-solidario/

    Un besote!

  12. chusa dijo,

    mayo 30, 2008 @ 7:00 pm

    Yo también, como Blitzkrieg, al leer tu comentario tan poético he recordado al Kavafis de Itaca: “Cuando emprendes el viaje hacia Itaca debes pedir que el camino sea largo, lleno de venturas, lleno de conocimiento….Ten siempre en el corazon la idea de Itaca. Has de llegar a ella…. pero no fuerces jamás la travesía……”. Un beso.

Dejar un comentario




Susana

¡Hola! ¡Bienvenidos! ¿Os cuento algo sobre mí? ¡Me encantan los viajes! Y leer y el cine y el teatro y la fotografía... ¡Y recomendar lugares y experiencias a los demás! De ahí este blog en el que todos los consejos e imágenes, salvo que se especifique lo contrario, provienen de vivencias propias. ¡Espero que lo disfrutéis!

Diseño de viajes - Publicidad y Colaboraciones


Archivos





Posts Invitados, Otros Blogs y Vuelo Directo, Blogs que os recomiendo, Mis Premios


Creative Commons License
Esta obra está publicada bajo una licencia Creative Commons.

Copyright © 2019 Vuelo Directo. Producido por Tenerife Blogger.